reparación del reloj

Reparación del reloj

Minicurso de relojero - RELOJES Y TECNICA - Reparación del reloj
Desmontaje, limpieza, engrase, montaje y ajuste de una máquina de reloj de pulsera mecánico.

Después de la lectura de esta página, escrita sin demasiados tecnicismos para que sea comprensible a todos, podremos posiblemente llegar a ser capaces de :

Desmontar un reloj de pulsera.
Limpiarlo.
Engrasarlo y aceitarlo.
Montarlo.
Ajustar su precisión.
Conocer y practicar con la herramienta empleada por los relojeros.
Aprender sobre las maquinarias empleadas para la reparación de relojes.
Saber los nombres de las diferentes partes de un reloj, como sus ruedas, ejes, etc.
Comprender el porqué del tic-tac del reloj mecánico y para que sirve.
Tener en cuenta el grado de pulcritud y limpieza general que requiere el taller.
Estropear los relojes que caigan en nuestras manos por falta de experiencia. :-)
 Se da por asumido que la persona que va a acometer el despiece de una máquina de reloj de pulsera, igual o similar a la que se describe aquí, ya tiene algo de experiencia en el desmontaje de máquinas mas grandes. La elección del reloj a desmontar es interesante, pues se corre el riesgo de estropearlo por falta de práctica. Practique con uno que no tenga ningún valor.

 No desmonte jamás un reloj de pared de cuerda, o máquinas grandes de cuerda por resortes acerados, es MUY PELIGROSO si no se tiene la suficiente experiencia, ya que estos resortes si están recogidos, (dados cuerda), saldrán disparados como una bala si no se desmonta con las debidas precauciones. 
 Si ya tenemos la máquina que va a servir de cobaya, sólo nos queda la elección del lugar donde vamos a trabajar. Una amplia mesa cerca de una ventana con buena luz, un flexo, las herramientas de relojero, como lupa, destornilladores, pinzas, aceitadores, navajas son indispensables para acometer este proyecto. El fondo de la mesa será blanco, si no es posible se puede solucionar pegando un gran papel blanco fuerte en la mesa para trabajar encima de él. 
 Damos por supuesto que la máquina del reloj ya ha sido sacada de su caja, levantando la tapa posterior con una navaja, y sacando la corona con su eje previo afloje del tornillo que la sujeta.
 Sacamos el cristal de forma similar, y 2 tornillos suelen sujetar la máquina a la caja del reloj. Una vez quitados éstos la máquina ya está fuera de su caja. Se recomienda volver a poner la corona y su eje otra vez en la máquina si hubo que sacarlo anteriormente. 
 Ahora quitaremos la aguja de minutos con una herramienta de quitar agujas, o si no disponemos de ella apalancando con la punta de un destornillador apropiado entre horario y minutero . 
 La esfera va sujeta a la máquina por medio de 2 pequeños tornillos. Estos se encuentran a los costados de la maquinaria y están uno frente al otro. Una vez aflojados o quitados, la esfera saldrá de su alojamiento en la máquina. No poner los dedos encima de la esfera, pues ésta se ensuciará y es difícil de limpiar; la máquina del reloj se debe agarrar con los dedos por los costados, así nunca se tocará la esfera con las manos.(existen útiles para asir las máquinas de los relojes sin tocarlas con los dedos mientras se reparan). 
 Con la máquina ya fuera procederemos ahora a los pasos siguientes: 

INDICE
Bergeon tools, Beco Technic

Desmontaje
Limpieza
Engrase
Montaje
Ajuste


DESMONTAJE DE LA MAQUINA.
LA LUPA

Si todavía no nos hemos acostumbrado a mirar con la lupa puesta sola en un ojo, ahora es el momento adecuado. Aunque existen diversos medios mecánicos para sujetar la lupa a las gafas de las personas que las utilizan, o al ojo por medio de cualquier dispositivo, lo mejor sería acostumbrarnos si nos es posible a sujetar la lupa con la piel de los párpados.

Es muy sencillo. Vamos a orientarnos sobre la lupa: si nos fijamos en la parte redonda que va en el ojo le pondremos mentalmente 2 puntos opuestos a la circunferencia que forma el ocular de la lupa. Uno de los puntos, el superior, será el primero en encajar debajo de la ceja de cualquier ojo, tratando que quede por encima del punto un poco de piel de la que va debajo de la ceja. Ahora nos queda el punto inferior del ocular, que tendrá que ir encajado en la piel que va mas abajo del párpado inferior, tiraremos un poco mas hacia arriba de la lupa al tiempo que la encajamos por debajo del párpado inferior. Luego soltar despacio los dedos de la lupa, ésta se debe mantener sujeta sin mas a nuestra cara. Si no lo consigue tendrá que optar por sujetarla con algún utensilio para ese menester, se adquieren en los almacenes de relojería.

LAS PINZAS

Debemos acostúmbranos a coger cualquier pieza SIEMPRE que sea posible con las pinzas. Estas serán como minúsculos dedos que nos servirán para asir piezas tan finas y pequeñas que de otra manera sería imposible. Asir las piezas por su parte mas fuerte y no apretar en exceso las puntas de las pinzas al cogerla , esto puede hacer que la pieza resbale en la pinza y salga despedida lejos perdiéndose.

LOS DESTORNILLADORES

El manejo de los destornilladores es también muy interesante. Utilizar siempre herramientas en perfectas condiciones, destornilladores mal afilados o no apropiados para el tornillo a quitar pueden provocar roturas de otras piezas. El destornillador ha de estar perpendicular al tornillo. Si alguna vez pensamos que se va a salir resbalado el destornillador del tornillo y en ese escape puede provocar roturas en la maquinaria, nos aseguraremos que inclinando muy poco el destornillador, en caso de resbalar éste salga hacia afuera de la maquinaria y no hacia adentro . Y si se sale hacia afuera cuidado con los dedos.

ENTRENAMIENTO

Nos entrenaremos con la lupa puesta y con las pinzas trataremos de ir cogiendo cosas minúsculas que podamos ver por la mesa, pequeños tornillos, etc. que iremos cambiando de unos lugares de la mesa a otros con las pinzas. Si al asir cualquier cosa con las pinzas no le damos una presión MUY suave a las mismas, el objeto a coger puede salir disparado bastante lejos y dar lugar a perderse. Si tiene esto en cuenta evitará la rotura y pérdida de muchas piezas.

Si hemos entrenado lo suficiente y hacemos todo eso con soltura y sin errores, podemos empezar ya a desmontar nuestra máquina aproximándola a la luz del flexo.

 La flecha indica que tornillo quitaremos en primer lugar.

Utilizar un destornillador de tamaño adecuado para ese tornillo. Este sujeta la pletina del volante que es la rueda del reloj que gira mas rápido de todas. Si con la lupa miramos esta rueda de canto, veremos entre el volante y la pletina un muelle muy fino y plano en forma de espiral, y así se llama esa pieza, espiral. Hay que procurar no tocarla con nada, si se dobla alguna de sus vueltas y estas rozan consigo mismas o con algo, variará la precisión del reloj de una forma muy grande y será imposible de ajustar dentro de los márgenes razonables.

En esta pletina podemos apreciar un signo + y otro - además de una especie de aguja. Esta se puede mover del + al - y viceversa entre unas pequeñas divisiones, rayas. Como ya supondrá sirve para corregir las pequeñas variaciones de precisión de la máquina.

Evite el tocar con los dedos el volante, ya que éste tiene unos ejes muy finos y podrían romperse por ejemplo al coger la máquina.

Si ya hemos quitado el tornillo ahora nos queda por levantar la pletina del volante. Con mucho cuidado bien con las puntas de las pinzas o con un destornillador, apalancaremos en el costado, entre la pletina del volante y la máquina suele haber una pequeña rendija o ranura. En la foto la punta inferior de la pinza nos indica donde apalancar. Con mucho pulso y extremo cuidado trataremos de levantar poco a poco dicha pletina hasta que ésta quede desalojada de la máquina.

Tenga en cuenta que junto con esta pletina saldrá el ESPIRAL y el VOLANTE. Este último puede atascarse y no salir bien hacia arriba; si eso ocurre puede ser por óxido en el eje. Empújelo hacia arriba con la pinza y moviéndolo circularmente a la vez (ver foto de la izda.)

Es muy importante fijarse cómo y donde van colocadas las piezas que vamos desmontado, también el irlas colocando encima de la mesa en un orden en concreto. Las piezas podemos protegerlas mediante vasos o copas de cristal puestas al revés tapándolas.



Procuraremos tener mucho cuidado con el eje del volante. Los dos extremos de este eje, llamados pivotes, a pesar de ser de acero muy duro, dada su pequeñez resultan muy frágiles. Uno de los pivotes del eje de volante lo podemos apreciar en la foto, señalado con P y una flecha. Otro pivote igual existe en la parte superior del volante, se ve por encima del espiral. Al lado del pivote P vemos otra flecha señalada con E. Esta pieza se llama elipse y suele ser de cristal de color rojo, es poco mayor que uno de los pivotes.

No seguiremos desmontando hasta comprender perfectamente cómo iba montado el volante. El pivote superior del eje va alojado en un pequeñisimo agujero de la pletina del volante, es un rubí redondo ( cristal rojo, pero no es realmente un rubí como piedra preciosa ) que visto por la parte inferior de la pletina del volante, con una lupa de bastante aumento, le podremos apreciar un orificio central casi microscópico. Ahí irá colocado el pivote superior del volante cuando se vuelva a montar el reloj.

El pivote inferior del volante va alojado en otro rubí similar que está en la máquina. Ahora ya sabemos los dos puntos de apoyo del volante, pero el montaje es correcto cuando la ELIPSE, al girar el volante mueve al ANCORA. ( ya dejaremos esto más claro a la hora de montar el reloj ) De momento dejemos encima de la mesa el volante con su pletina y espiral colocando un vaso o copa al revés encima de el para protegerlo..

Si el espiral se estira demasiado, se dobla, o se engancha con otras cosas quedará inservible. Solo un relojero profesional es capaz de desmontar un espiral de la pletina y volante para , una vez desenrollado el espiral en forma de una línea recta volverlo a enrollar quedando todas las vueltas equidistantes y como al principio.

La flecha en la fotografía nos indica el siguiente tornillo a quitar. Este sujeta la pletina del ANCORA. Mirar bien antes de desmontar estas piezas donde y cómo van colocadas. El áncora tiene por la parte que se aproxima al rubí del eje del volante, una forma muy particular, es como un tenedor de 3 dientes, un tridente cuyo diente central se llama dardo del áncora. La ELIPSE del volante, cuando el reloj funciona, tiene que encajar ENTRE los dos dientes exteriores del tenedor del ANCORA.

A los lados del tenedor del áncora tenemos en la máquina dos topes metálicos El áncora siempre estará en reposo en uno de estos dos sitios y nunca puede permanecer en reposo entre estos dos lugares, o bien a un lado o al otro.

Por el contrario la elipse del volante tiende a dejar al tenedor del áncora en la parte central, cosa que no consigue mientras el reloj tenga cuerda ya que el áncora impulsará al volante empujado por la elipse hacia un lado o el otro. Esto es lo que hace que el reloj funcione. El volante es la única rueda del reloj que NO GIRA continuamente en la misma dirección. Su movimiento es de vaivén impulsado por el áncora.